Para meditar

Evangelio de la prosperidad

Hace un buen que no posteaba algo, me ha ganado la flojera de escribir las cosas que eh aprendido en estos ultimos meses pero ahora quiero compartir este pequeño parrafo.

Hay denominaciones que califican a los cristianos pobres como cristianos fracasados o en pecado, si no eres rico y prospero economicamente, no eres chido. , veamos que dice Romanos 15: 25-27
"Pero ahora voy a Jerusalén para ministrar a los santos, porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén."
Aqui vemos que en este pasaje menciona que existen iglesias pobres, entonces mi pregunta es: ¿Los cristianos de los países bajos son unos mediocres?

Importancia de la Palabra de Dios

Amor al libro El Corán, libro sagrado de los mahometanos, más breve que nuestro Nuevo Testamento, fue escrito en idioma arábigo, que es el lenguaje sagrado para los hijos del Islam. Los que lo usan entre los mahometanos, no lo tocan nunca sin haberse lavado las manos previamente, ni lo llevan en ellas mas abajo del corazón, ni lo dejan jamás en el suelo, aunque es corriente dejar sobre este todas las cosas en aquellas tierras. Es seguro que muchos cristianos nos son tan respetuosos con sus Biblias.

Como leyeron la Biblia algunos grandes hombres Se sabe que el emperador Teodosio, escribió todo el Nuevo Testamento con su mano, a fin de aprenderlo de memoria. El príncipe Jorge de Transilvania leyó la Biblia 27 veces. Un rey de Aragón la leyó 14 veces, con un gran comentario cada vez. Un noble francés, llamado De Renty, la leía 3 capítulos de rodillas cada día, orando más o menos largamente entre versículo, según la inspiración que el mismo texto le daba.

Así ha sido apreciada la Palabra de Dios en tiempos mas difíciles y menos livianos que el nuestro. ¿Cómo la apreciamos nosotros?


Según Proverbios 1:1-7
La palabra de Dios nos sirve para:

Síntomas para enfermedad y muerte del Alma

Si tu estomago no cocina bien o no retiene los alimentos, al instante entiendes que el cuerpo está enfermo. No es tan alimento el pan para el cuerpo como la Palabra de Dios para el alma. Si este pan te es amargo, si te da náuseas, ¿Por qué sigues dudando de que tu paladar está estragado? Si tu alma no retiene la palabra y no puede llevarla hasta lo más íntimo de tus entrañas, es prueba manifiesta de que no está sana.
Cuando las rodillas flaquean y los miembros enfermos apenas si se arrastran, te das cuenta que el cuerpo funciona mal. ¿Y no conoces la dolencia de tu alma que desfallece y le da náuseas cualquier obra de piedad? ¿Cuándo no aguanta la más mínima injuria? ¿Cuándo se hunde por la pérdida de un poco de dinero?
Cuando en los ojos falta la vista y los oídos dejan de oír y todo el cuerpo pierde la sensibilidad, nadie duda de que el alma lo ha dejado. Y tú, teniendo los ojos del alma tan oscurecidos que ni siquiera ven la luz más brillante de la verdad, ni tu oído interior puede percibir la voz de Dios, pues careces de todo sentido interior, ¿Piensas que tu alma está viva?
Ves a tu hermano atacado injustamente, y tu corazón late imperturbable con tal de que tu hacienda esté a salvo. ¿Por qué pues, no lo siente tu alma? Pues porque está muerta. ¿Y por qué muerta? Porque está ausente su vida que es Dios. Donde está Dios, allí hay amor, pues Dios es amor.

Erasmo de Rotterdam